Blog

Comments: 0 0 Post Date: 26 febrero, 2018

Tres ítems de color para la escogencia de tus prendas

Dicen que la belleza está en los ojos de quien mira,  y aquello de buen gusto se convierte de alguna forma en algo muy relativo. Frases como “verte bien es sentirte bien” y viceversa… y aun cuando todo lo que tenga que ver con los sentidos ha sido por mucho tiempo presa fácil de  manipulación por los medios de comunicación…  en este post te queremos indicar algunos ítems que encajan en un gran porcentaje de los posibles aciertos a la hora de escoger el color de tus prendas de vestir. No sin antes aclarar de que respetamos y partimos de la idea de que si te sientes bien con algo, ese “sentirte bien” muy seguramente hará que “luzcas bien” aun cuando las personas que no estén conectados con ese sentido estético perciban lo contrario.

Dicho de otra manera: el gusto está directamente relacionado con el sentido estético, y ese misterioso sentido estético está mediado por una cantidad de factores en tu vida; aspectos culturales, espirituales, intelectuales… etc. Un cúmulo de experiencias que hacen que ese sentido vaya tomando forma… tu forma de percibir la realidad, diferente a la de otros. Por ello los ítems que a continuación te presentamos quizá se ajusten a una gran masa, pero eso no indica que fuera de ellos este mal.

1. Contrasta con el tono de tu armonía.

Cálidas

Frias

El tono de tu armonía hace referencia a el conjunto de tu rostro: el color de tu piel, ojos y cabello. Dependiendo de esto tu armonía será calida o fria. Las pieles blancas que no suelen broncear, color de ojos claros y color de cabello que contrasta mucho con la piel, son las características de las armonías frías. Contrario a esto, las armonías cálidas son aquellas de piel bronceada, morenas, doradas… ojos marrones, avellanas, miel y pelo intermedio, castaños claros y oscuros, rubios oscuros.

Conjunto a esto debes tener claro la diferencia entre colores fríos y colores cálidos.

 

Los colores fríos son los que tienen más azul en su composición: azules, verdes, violetas, rosas y sus cercanos y derivados.

 

Y los colores cálidos son aquellos que tienen más rojo y amarillo en su composición: amarillos, rojos, naranjas, sepias y sus cercanos y derivados.

Ahora bien, el ítem consiste en establecer la técnica de contraste, esto es usar en el area mas cerca de tu rostro (bufandas, blusas, accesorios, etc) tonos cálidos para aquellas personas de armonías frías y tonos fríos para aquellas personas de armonías cálidas.

2. Contrasta con el tono de tu piel.

 

Algo que no falla nunca y que favorece siempre es que el color que elijas ya sea cálido o frío y al margen de tu armonía lo contrastes con el tono de tu piel.

Esto es, si tu piel es clara elige un color en tono intenso y si tu piel es morena o bronceada elige un color en tono claro.

3. El volumen de tu cuerpo.

 

Debes tener en cuenta que los colores claros aportan volumen y los oscuros restan. Ten esto muy en cuenta a la hora de usar las combinaciones de color para equilibrar tu silueta.

Por ejemplo, si tienes piernas delgadas y espalda ancha, debes poner el color oscuro de tu cintura para arriba para mermar visualmente el volumen de tu espalda y usar falda o pantalón de color claro para dar volumen a tus piernas.

Esperamos que este post te haya sido de ayuda para comenzar a organizar y renovar tu armario.  Muy pronto te estaremos entregando claves para la combinación de los colores en tus prendas y mucho más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *